martes, 1 de marzo de 2016

Ambigüedades

¿Riqueza o ambigüedad del lenguaje? Típica preocupación del lingüístico y viperino Viperio?

Cuando le dije lo mal
que llevo la retención,
me preguntó: —Pero ¿cuál?
¿La de orina? ¿La fiscal?
¿O la de circulación?



8 comentarios:

  1. Cualquiera de ellas se lleva fatal. Aunque creo que la que más no afecta ahora es la fiscal...pero ojo, que se acerca la de orina...jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A esa le temo más que a la fiscal. Fíjate en el siguiente epigrama anónimo:

      in estudiar medicina
      Se sabe con evidencia,
      Que la retencion de orina
      Es una fuerte dolencia.

      Era uno que se quejaba
      De esta grave enfermedad,
      Y su mujer le exhortaba
      A tener conformidad.

      — Acuérdate, le decia.
      Lo que el santo Job pasaba;
      Y el marido respondia:
      Sí pasó, pero meaba.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. La retención por no darle a más de uno un buen bofetón.

    ResponderEliminar
  3. De las tres retenciones que propones la de Hacienda es la menos dolorosa por ser sibilina,ya que nos quitan el parné pero en "cómodos plazos",casi sin darnos cuenta. Aunque el que sea la menos dolorosa no implica,ni mucho menos, que que sea la menos perjudicial ya que al quitarte dinero te puede estar quitando de poder acudir a un buen médico que te cure cualquiera de las otras "retenciones", ¡que tampoco son nada de buenas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En resumen, colijo de tu sabia reflexión que la más perniciosa es la fiscal, porque es la raíz de otras retenciones. ¡Ay! ¿Por qué todo en esta vida será retener?

      Eliminar