martes, 25 de abril de 2017

Nichos

Similitudes inquietantes. Fijaos en lo que se fija Alacráneo:

Hoy que construyen los nichos
como bloques de viviendas,
¿no estarían mejor dichos
como bloques de moriendas?


lunes, 24 de abril de 2017

Una anécdota

De Domingo Rodríguez Bernal, roteño de pro y bebedor de ponzoñas alacraneras, me llega esta anécdota verídica que, aún vivos en nuestros oídos los recientes sones semanasanteros, ha vertido Alacrón en el versátil molde de los versos:

Vino un negro de Dakota
en Semana Santa a Rota
(que esta ciudad gaditana
tiene base americana,
y el sujeto de mi cuento
estaba allí de sargento).
Maravillado y perplejo,
miraba el magno cortejo
de cornetas y tambores
cuando vio los resplandores
que emitían por lo menos
cuatrocientos nazarenos.
Yo no sé qué sudor frío
le subió en escalofrío
desde los pies al cogote
al ver tanto capirote
ocupando impunemente
las calles llenas de gente.
Sólo sé que el pobre lego
tomó las de Villadiego
y, pese a ser militar,
le oyeron todos gritar:
«¡El Ku Kux Klan está aquí!
Con estos ojos lo he visto.
¡Primero matan a Cristo
y ahora vienen a por mí!».



sábado, 22 de abril de 2017

Día festivo: un poema de León Felipe

Llevaba tiempo aguantádome las ganas de poner versos de este poeta, de León Felipe, poeta franco, que tira verdades tan a la cara que a veces duelen por lo desnudas, por lo prosaicas. Pero pocos vates hay en el siglo XX que trnaspiren tanta emoción, tanta intensidad. De sus Versos y oraciones del caminante sacó este hermoso poema dedicado a Cristo y dedicado al hombre. ¿Por qué Dios no interviene en nuestras cosas? ¿Porque no existe? ¿O por lo que dicen estos versos?

AQUÍ VINO Y SE FUE

¿Y dexas, Pastor santo, tu grey en este valle hondo... escuro...? 
                                                         Fray Luis de León

Aquí vino... 
y se fue 
Vino, nos marco nuestra tarea 
y se fue.

Tal vez detrás de aquella nube 
hay alguien que trabaja 
lo mismo que nosotros, 
y tal vez 
las estrellas 
no son mas que ventanas encendidas 
de una fábrica 
donde Dios tiene que repartir 
una labor también.

Aquí vino 
y se fue
Vino, lleno nuestra caja de caudales 
con millones de siglos y de siglos. 
nos dejó unas herramientas... 
y se fue.

Él, que lo sabe todo, 
sabe que estando solos 
sin Dioses que nos miren 
trabajamos mejor.
Detrás de ti no hay nadie. Nadie, 
ni un maestro, ni un amo, ni un patrón.
Pero tuyo es el tiempo. El tiempo y esa gubia 

con que Dios comenzó la creación.


viernes, 21 de abril de 2017

La amistad y el amor

Cuando uno busca a su media naranja y no la encuentra, siempre están los amigos, como atestigua Chis en este diálogo que sorprendió entre dos solterones:

―Se me pegan como lapas,
más las feas que las guapas.

―A mí me huyen, no te creas,
más las guapas que las feas.

―Pues no haremos nunca amigas,
pero sí muy buenas migas.




jueves, 20 de abril de 2017

Canciones sin final

Alacrante dirige hoy su microdiatriba hacia gran parte de las canciones pop, rock, etc. que carecen de final. Mi escorpión no se explica cómo es que los autores se curran el principio de las canciones y su desarrollo, pero el final ni se molestan en inventarlo, cuando el final de una composición musical puede ser tan explosivo o más que el principio. Y conste que a un servidor le gustan muchos cantantes anti-final:

¡Qué malos compositores
los que, al hacer su canción,
faltos de ideas mejores,
las dejan sin conclusión!

Sus finales se resumen
en que, en forma gradual,
van bajando su volumen
y carecen de final.



miércoles, 19 de abril de 2017

Escritores ricos

Como el empresario que, a fuerza de trabajo, crea un imperio económico que legar a sus descendientes, lo mismo algunos privilegiados escritores a quienes hace ricos la pluma, esa arisca amante que a muchos llama, pero a pocos escoge. Habla Alacrante:

Ese autor sin parangón
que hoy entierran entre sones
ganó miles de millones
con sus obras de ficción.

Y vivió de la novela
para que su hijo, contento,
a la sombra de su estela,
pudiera vivir del cuento.



martes, 18 de abril de 2017

Fábula de la nube y el rayo

Hay dos refranes que me llaman la atención porque cada uno es un mentís del otro: De tal palo, tal astilla, y su opuesto: De padres cojos, hijos bailaores. Y lo peor es que ambos son ciertos. Sobre el segundo refrán ha construido mi alacrán Alacrón una fábula moral:

«¡Cómo es posible que haya
engendrado yo esta cumbre
de defectos que es mi hijo!
No hay nada que lo acostumbre
a emular ni aun a distancia
las paternas aptitudes
que atesoraban mis genes
y que no sé dónde puse.
Cualquier cosa que le ordene
o le prohíba, la incumple.
Si trabajo, él gandulea;
si soy risueño, él es lúgubre;
si me impongo, se chotea;
si me humillo, se me sube;
si yo adoro la verdad,
él es siervo del embuste;
si le digo que se pierde,
él me dice que lo busque;
si le regaño, se ríe;
y si no le riño, sufre.
En el mundo no hay un padre
ni un hijo menos comunes.
¿La naturaleza es sabia?
Pues conmigo ha sido inútil».
Esto soltó un pobre padre
cuando de pronto una nube
de algodón sereno y blando
parió un rayo. La gran lumbre
le hizo dar un buen respingo,
y más aún el retumbe
del trueno que lo siguió.
El padre entonces del púber
dijo: «El cielo también tiene
una prole bien voluble
y dispareja si un rayo
es el hijo de una nube
y su nieto un trueno. (Jiban,
pero son cosas que ocurren).




lunes, 17 de abril de 2017

¡A trabajar!

Las paradojas de la vida reviven con la Pascua en una contradicción que formula Chis no sin cierta amargura:

¿Y ahora, Lunes de Pascua,
que resucita el Señor,
es cuando el empieza el vía crucis
de volver a la labor?


sábado, 15 de abril de 2017

Día festivo: un poema al Cristo del Amor

Hoy, más amor. Esta vez traigo un soneto del poeta cofrade y malagueño que fue José Luis Hurtado de Mendoza y Bourman. Quizá desprestigiada por su espíritu cofrade y religioso, la poesía de este autor alcanza a menudo cotas de emoción y desnudez que lo colocan en el Parnaso de la mejor poesía religiosa, como en estos versos dedicados al Cristo crucificado que procesiona la malagueñísima cofradía del Cristo del Amor:

Amor es no tener por recibida
la ofensa que nos hacen, olvidarse
del propio corazón para volcarse
en el otro y al otro dar cabida.

Es dar la mano al que la mano pida,
es renuncia y perdón, es inmolarse;
es sufrir y callar, sacrificarse.
Amor es dar, y más si es dar la vida.

Y todavía es más: es todo eso
brindado al desamor, al enemigo,
dar bien al mal y a las tinieblas luz.

Es pagar el desprecio con el beso,
es, en fin, el amor... No sé, ¿qué digo?
Amor es Dios pendiente de la cruz.




viernes, 14 de abril de 2017

Esto no es un alacrán

Efectivamente, lo de hoy no es alacrán ni envenena. Es Viernes Santo, y aunque el silencio es lo más adecuado, hoy quiero no callar y expresar a Cristo crucificado la muda sorpresa y el impotente sobrecogimiento que provoca el verlo clavado en una cruz y escarnecido:

¡Que se te cae el amor, Señor, cuidado!
¡Que se te cae el amor y no me cabe!
¡Que se te va y mi corazón no sabe
qué se hace con un Dios enamorado!

¿Yo qué hago con la sangre que me has dado?
¿Qué haré cuando el aliento se te acabe
si no lo sé aspirar, de tan suave,
ni apenas contener, de tan cansado?

Si cae tu corazón, ¿dónde se guarda?
¿Cómo se cierra tu costado abierto?
¿Qué hacer cuando tu luz ya no nos arda?

Que si te vas, que si tu adiós es cierto,
que si me quedó aquí... Señor, aguarda.
¿Yo qué hago con un Dios que se me ha muerto?


jueves, 13 de abril de 2017

El martín pescador y el pescador Martín

Alacrón, en este jueves luminoso más que el sol, nos brinda una fábula peregrina y sucedánea:

    EL MARTÍN PESCADOR
  Y EL PESCADOR MARTÍN

«Ayer, cuando fui a almorzar
―me abordó un amigo mío―
descubrí un rostro en el bar
clavadito al tuyo, tío.
Igual como por ensalmo
en el más leve matiz,
te copiaba palmo a palmo
a excepción de la nariz».
Harto de tanto discante,
yo, que fui siempre a esos ruidos
demasiado petulante
para admitir parecidos,
le dije: «A ver si ese clon
que me endilgas por la cara
va a guardar la relación
absurda, irrealista y rara
que un pescador que pescaba
halló en un ave que había».
«¿Qué es eso?». «Un cuento que acaba
y empieza por tu miopía.
Un pescador cuyo nombre
era Martín fue a pescar
el campano y el renombre
que el pez le pudiese dar.
Atento a lograr su hazaña,
eligió el río Nalón
y sacó su larga caña
a la espera de un salmón.
En tanto que el hombre fragua
planes para hacerse rico,
salió un pájaro del agua
con una trucha en el pico.
Era un martín pescador
que, con su pez en el buche,
regresó a su mirador
de estratégico acebuche.
El tipo, sin mucho juicio,
le espetó así: «Te pareces
a mí en el común oficio
de hacer pescados los peces.
Y no somos tan extremos
como todos nos proclaman,
porque los dos respondemos
a Martín cuando nos llaman».
Sacudiéndose la pluma
del húmedo chapuzón,
el ave, con gracia suma,
respondió a la observación:
«No te confundas, ruin,
que no es del mismo color
el ser pescador martín
que ser martín pescador».



miércoles, 12 de abril de 2017

Lo religioso

Tanto como está de moda criticar estos días lo religioso, y hay algunos que, con ser ateos o agnósticos, profesan una religión más contumaz que el catolicismo más furioso, como atestigua Filosón en el alacrán de este Miércoles Santo:

¿Qué eres tú? Yo soy cristiano.
¿Y tú? Yo soy sintoísta.
¿Y tú qué eres? Hinduista.
¿Y tú qué? Yo soy vegano.



martes, 11 de abril de 2017

El verdadero amor

Histeriador reflexiona sobre la naturaleza del verdadero amor, y si este es más agente o paciente:

Y me atrevo a preguntar:
¿quién quiere más a su esposa:
quien le regala una rosa
o va con ella a comprar?

lunes, 10 de abril de 2017

Hoy Chis nos fustiga con uno de sus inocuos y malos juegos de palabras:

El que tiene un pequinés
en su casa por mascota,
lo que tiene en verdad es
un perro de menos-cota.

sábado, 8 de abril de 2017

Día festivo: un poema de Ibáñez Langlois

Hoy es Sábado de Pasión; mañana, Domingo de Ramos. Toca amor, toca Dios. Hay un precioso libro de versos del formidable poeta chileno José Miguel Ibáñez Langlois llamado Libro de la Pasión del que lo extraería todo, pero me conformaré con este fragmentito que podría funcionr como pórtico de la Pasión. Una pesadilla de Pedro:

Maestro dice Pedro
soñé que te morías en la noche del huerto
los demonios velaban tu pálida agonía
entre sangres y hedores se apagaba tu reino
desperté sobre el aire del pavor y sentí
tus ojos en los míos y el pecado y la muerte
me miraban desde el fondo de mi sueño
el pecado y la muerte eran tú mismo.



viernes, 7 de abril de 2017

Viernes de Dolores

Hoy es Viernes de Dolores, víspera de las vacaciones de Semana Santa. Hoy muchos llegan a otra meta volante en esta alocada carrera hacia las vacaciones, y Filosón pone las cosas en su sitio. ¡Aguafiestas!

Y justo cuando al fin hube sabido
qué cosa era vivir,
cuando pude aprender de lo vivido,
me tuve que morir.


jueves, 6 de abril de 2017

Jueces

En todos los oficios se mete la pata, aunque hay ciertas profesiones en que una metedura tiene más repercusiones que en otras, como nos recuerda Alacrante:

Tras dictar una sentencia
tan absurda como injusta,
ese juez que no me gusta
sentó jurisimprudencia.


miércoles, 5 de abril de 2017

Flema británica

Por lo que dice en su alacrán, creo que Alacrante no entiende muy bien a qué se refiere eso de la flema británica:

¿Quién le da ya ese jarabe
y que espute sin problema
a ese inglés que está muy grave
porque tiene mucha flema?



lunes, 3 de abril de 2017

El Brexit y Gibraltar

Alacrónico opina hoy, después de meses de silencio, sobre la cuestión británica y las inimaginables implicaciones que aún puede acarrear el Brexit a los hijos de la pérfida Albión:

Desde que el Reino Unido dijo nones
a todo lo que Europa suponía,
también le dijo no a la economía
de todo su mosaico de naciones.

Le dijo no al arroz con mejillones,
le dijo no a Marbella y su bahía,
le dijo a no este sol de Andalucía
y a su veranearnos de gorrones.

Ahora que Inglaterra ya no es socia
y anhela convertirse en una extraña,
también está diciendo adiós a Escocia.

Y para rematar su gran campaña,
¿sabéis ahora qué es lo que negocia?
Que vuelva Gibraltar a ser de España.



El buen tiempo

Ponzoñón arremete contra quienes hablan del clima según los tópicos del buen o el mal tiempo:
Aquel demente decía:
―¡Qué buen tiempo: despejado!―.
Y estábamos en sequía.
Y cuando por fin llovía:
―¡Vaya! El mal tiempo ha llegado.


sábado, 1 de abril de 2017

Día festivo: un poema de Rafael Adolfo Téllez

De Rafael Adolfo Téllez, tan buen poeta como hombre, aprovechando la reciente publicación por parte de Renacimiento de su antología La soledad del aguacero, traigo hoy este poema que no sé si calificar de emotivo o sobrecogedor, con lo que imagino que ambos adjetivos le cuadrarán. El dolor, la añoranza, el desgarro del pasado, el paso del tiempo… ¿qué más decir? Que lo digan estos versos:

UN HOMBRE SOLO EN SU VIEJA CASA


el árbol de la tumba de mi hermana
  Jorge Teillier


Un hombre solo en su vieja casa
puede sentir,
mientras aviva el fuego, 
la sombra helada de los suyos
dibujándose en el muro.

Sentir cómo, bajo las grandes piedras del patio,
murmura 
un alfabeto antiguo.

Un hombre solo, sentado junto al fuego, 
oye pasos de una lluvia
que viene de muy lejos.

Ahora sabe, mientras se apoya por un momento
sobre el muro,
que su cuerpo es sombra
que el viento se obstina en dispersar.

Ahora se hace tarde
y sabe que, junto al árbol de la tumba
de su hermana,
crecen también las iniciales de su nombre.




viernes, 31 de marzo de 2017

EL ICOSAEDRO Y LA ESFERA

A decir de Filosón, los extremos se tocan más de lo que parece: en política, en amor, en literatura… Lo demuestra esta fábula del icosaedro y la esfera. ¡Qué dos buenos personajes para significar una moraleja!

Afirmó un icosaedro
ser el cuerpo más glorioso
de la santa geometría,
pues sus veinte caras de órdago
triangulares y equiláteras
lo promovían al solio
de los cuerpos rectilíneos.
«Soy el compendio más sólido
de lo recto ―aseveraba―,
no como tú, curvo bolo,
con tu perpetua joroba
dándote vueltas en torno».
Esto decía a una esfera
que, tras oír con reposo
la diatriba, replicó:
«Rey de la recta, no logro
comprender por qué criticas
con tal saña a lo redondo
cuando eres el poliedro
más afín a mi contorno.
Tanto pequeño segmento
enlazado uno tras otro,
tantas caras, tantos ángulos
te convierten, pese a todo,
no en emblema de la recta,
sino en cifra de lo orondo».
Quien presume de su exceso
en algún don elogioso
tenga en cuenta que pasarse
es como quedarse corto.





miércoles, 29 de marzo de 2017

Vientos que no deberían salir

Chis ofrece aquí un aviso para navegantes: nunca estamos tan solos que no pueda alguien venir a vernos en el momento más inesperado:

Nunca en casa con más gente
dejes salir de ti a Eolo
si no estás completamente
solo, solo, solo, solo.




Gafas de sol

Ponzoñón, a veces, es venenoso que no veas, y muy mal pensado:

La que va a unos funerales 
con gafas de negro ahumado, 
utiliza esos cristales 
para esconder las señales 
de lo poco que ha llorado.

martes, 28 de marzo de 2017

PACTO, un microrrelato

Subvirtiendo la propia costumbre, hoy he mandado a uno de mis bichos, a Alacrante, que escriba en prosa en vez de en verso. La razón, colgar aquí un microrrelato recién publicado en una antología de relatitos con el tema unitario de escribir sobre abogados, fruto de un concurso convocado por el Consejo General de la Abogacía Española, a quien alabo la originalidad de su certamen y el mecenazgo literario que ejercen desde su tribuna de juristas, entre los que hay más literatos de lo que pensaba:



lunes, 27 de marzo de 2017

Estar colado

Candidalgia expresa aquí las consecuencias de estar demasiado colado por alguien. Es un aviso para navegantes:

Aunque tú me subestimes,
tan colado estoy por ti
que, cada vez que me exprimes,
te haces un zumo de mí.


sábado, 25 de marzo de 2017

Día festivo: un poema del Conde de Villamediana

Hoy traigo un sentimiento que, después de cuatro siglos, sigue latiendo en los versos de este soneto debido a un grandioso poeta del siglo XVII que, por estar a la sombra de gigantes como Lope, Góngora y Quevedo, es considerado injustamente como autor de segunda fila. El conde de Villamediana:

Esta flecha de amor con que atraviesa
de parte a parte el corazón rendido,
de tan gloriosa causa ha procedido,
que me siento morir, y no me pesa.

   Ya el alma en su tormento no confiesa  
sino su cautiverio apetecido,
pues con aprobación de mi sentido
funda su libertad en estar presa.

   Ver, adorar, morir fue todo junto,
dando, con sólo veros, mi tormento  
forzosa causa a su mortal estado.

   Porque a tan gran peligro basta un punto,
y a la luz de sus ojos un momento,
para dejar sin vida a un desdichado.