miércoles, 30 de marzo de 2016

Palabros

Mis alacranes, amantes de la concisión y la brevedad, odian a muerte los sesquipedalismos, a los que dedicaron un viejo aguijón sonetil. ¿Por qué decir culpabilizar pudiendo decir culpar? ¿Por qué compatibilizar en vez de compaginar? ¿Por qué durabilidad y no duración? ¿Por qué gravitacional en vez de gravitatorio? ¿Por qué negatividad y no pesimismo? ¿Por qué concretizar  y no concretar? ¿Por qué honorabilidad (este palabra les llena la boca a los políticos) y  no honor? ¿Por qué influenciar y no influir? ¿Por qué credibilidad y no crédito? ¿Por qué obligatoriedad y no obligación? ¿Por qué funcionalidad y no función? ¿Por qué contabilizar y no contar? ¡Ah, bueno! Viperino ha encontrado una excepción, el buen sesquipedalismo:

Lo único bueno que le veo al término
retransinstitucionalización
es que, debidamente pronunciado,
es un endecasílabo perfecto.


8 comentarios:

  1. El número de tontos del haba/habla aumenta con "alarmacidad".

    ResponderEliminar
  2. Olé. ¿Y por qué grandiosidad y no grandeza, o majestuosidad y no majestad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los apuntamos a la lista de vocabula purganda.

      Eliminar
  3. Me he dado cuenta que no sabemos hablar...que negatividad. ¿A quién tenemos que culpabilizar por ponerse en entredicho nuestra honorabilidad?.

    ResponderEliminar
  4. Sólo se me ocurre una palabra que decir: ¡SUPERCALIFRAGILISTICUESPIALIDOSO!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero esa es mágica. Casi casi tiene razón un alumno mío con quien me he reído hoy cuando ha dicho que existían palabras hectosílabas.

      Eliminar