domingo, 24 de julio de 2016

Día festivo: El renglón y el verso

Ayer un antiguo alumno mío me escribió para agradecerme que le hubiera regalado mis poemas de Beethoven explicado para sordos. Como suele ocurrir en las almas buenas, su agradecimiento fue más allá y se extendió a mi labor como maestro de literatura. El hecho de que un alumno se apasione con las clases de literatura no es sólo mérito del profesor (que algo hace), sino del autor literario, por supuesto, y del estudiante, cuya capacidad de recepción debe ser similar a la tierra buena de la que hablaba Jesús en su parábola. Y ya que cito parábolas, hoy va de fábulas. Mis alacranes se han tomado el día libre (por eso es Día Festivo en el Almanaque) y me han dejado insertar una historieta que va de profesores y discípulos, y sobre las diferentes lecturas y recepciones que genera una obra en diferentes pechos. A ti va dedicada, Juanjo:

EL RENGLÓN Y EL VERSO

Sobre las hojas que arranco…
Éste era el raro fragmento
que un lingüista de talento
escribió en un folio en blanco.
Un alumno al que el simpar
genio dijo que eso era
un renglón, soltó: «Quien fuera,
lo dejó sin acabar».
Pero a la hora siguiente
llamó verso a aquella frase,
y una alumna de su clase
exclamó: «¡Qué sugerente!».
Aquella noche, el gran hombre
definió así en su diario
el poder extraordinario
de la palabra y del nombre:
¡Qué parecer tan diverso
emitimos de una acción
según la llamen renglón
o según la llamen verso!







9 comentarios:

  1. El poder que tiene el nombrar de una forma u otra a algo puede llevarle a alcanzar el estrellato o a estrellarla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso prueba el casi infinito poder la de la palabra.

      Eliminar
  2. El verso es un renglón mimado. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Como tú bien has dicho,también influye,y mucho,quién es el que te escucha;a otro le dices que eso es un verso y se queda igual. Es muy importante que aquel al que te diriges sea receptivo a tus enseñanzas. Enhorabuena por haberlo conseguido, profesor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Susana. Así se convence uno de que vale para el oficio que ha elegido.

      Eliminar
  5. Yo no sé distinguir entre prosa poética y verso prosaico...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay quien sostiene que los dos tienen su encanto.

      Eliminar