sábado, 23 de julio de 2016

Nihil novum sub sole

Todo está ya dicho e imaginado. Pese a todo, nos empeñamos en creernos originales. Entre lo que un poeta dijo hace cien o mil años y lo que un poeta escribe hoy, existen más semejanzas de las que se creen: son los mismo perros con distitnos collares. Por eso, hago míos los versos de Gerardo Diego que dicen al río Duero: ¡Quién pudiera como tú,/a la vez quieto y en marcha,/cantar siempre el mismo veroso,/pero con dintinta agua! Filosón nos lo filosofa a su manera:

Cuando el poeta mil
hubo acabado 
el poema un millón
del castellano,
dijo Virgilio:
«Justo hace dos mil años
dije lo mismo».


7 comentarios:

  1. Pero aunque diga lo mismo,lo que hace único al poeta es su sentimiento al compartirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la difícil conjunción entre lo que se quiere expresar y cómo se expresa.

      Eliminar
  2. Nos repetimos más que el ajo -como diría Victoria Beckham. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Aunque algo parezca lo mismo
    nunca lo es,
    Ni nosotros somos iguales
    tras cada amanecer

    ResponderEliminar
  4. Por eso no hay nada más anticuado que un moderno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En lo clásico está la raíz de la modernidad.

      Eliminar