domingo, 16 de octubre de 2016

Día festivo: la poesía según Calixto Torres

El siguiente poema pertenece a un reciente poemario La voz del otro yo, de Calixto Torres. Es un libro hondo, de gran calado metafísico, que nos invita a una melancólica reflexión sobre el amor, la literatura, el recuerdo y el paso del tiempo. La poesía que recojo aquí refleja una atinada visión sobre la labor de la literatura. Hay dos tipos de escritores: los que escriben para el público y los que escriben para sí mismos. En el fondo, ambos tipos de escritor se entrecruzan, pues no hay poeta que, hablando al lector, ponga mucho de sí mismo ni quien, escribiendo para sí, aspire a comunicar con otro corazón. He aquí el retrato de uno de esos versos marginados, condenados al olvido:

HAY VERSOS QUE NO ESPERAN DECIR NADA
que no sueñan con metas ni podio
viven indiferentes a los exquisitos propósitos
sensibilizados con la actitud decretada

solo pretenden ser uno más
solo uno
quizá ni eso

no comprometen
ni se sienten con el deber de
transmitir sensaciones
estremecimientos engarzados con lo ungido

hay versos que
se agotan
cuando se leen
tras la siguiente página
intentan pretenden
ansían pasar desapercibidos

tal vez
soy uno de ellos



4 comentarios:

  1. La mayoría de los mortales somos como ese verso. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. El tiempo pasa página sobre nosotros y quedamos relegados al olvido.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Hoy en día pocos versos nacen sin vocación de olvido.

      Eliminar