miércoles, 15 de marzo de 2017

Defectos ajenos

Ya lo dijo Jesús: Todos ven la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio. O como dijo Samaniego: En una alforja al hombro / llevo los vicios: / los ajenos delante, / detrás los míos. / Esto hacen todos: / así ven los ajenos / y no los propios. O como dice Alacrante:

¿Fulano? Demasiado introvertido.
¿Mengano? Un plasta que habla por los codos.
¿Perengano? El mayor de los beodos.
¿Zutano? Ese no bebe: es un cohibido.

¿El alto? Un calavera, un mal marido.
¿El bajo? Un calzonazos con apodos.
¿El gordo? Tan zoquete como todos.
¿El flaco? ¡Se lo tiene más creído…!

¿Quién hay, Señor del Cielo, que se libre
de vicio, tacha, mácula o defecto,
sean de mayor o de menor calibre?

No encuentro un temple totalmente recto
ni existe amigo de lunares libre.
Ninguno… salvo yo, que soy perfecto.



4 comentarios: