viernes, 18 de diciembre de 2015

Cuarta vela de Adviento

La cuarta vela de Adviento. ¡Casi está aquí la Navidad!

Esta vela es ya la última.
Tú, Señor, vendrás ya mismo,
llenarás de luz la tierra,
pondrás tu nombre a los siglos.

Ya suena Belén a glorias,
ya huele el pesebre a lirios.
¡Qué de alas en el Cielo!
¡Qué cerquita está ya el Niño!

Por allí va San José
tirando de su borrico,
y a la grupa va María
embarazada de Cristo.

Si no le encuentran posada,
aquí está el corazón mío
y el de toda la familia
para ofreceros cobijo.

Quédate siempre aquí dentro,
que sin Ti tenemos frío,
y convierte nuestras almas
en el Belén más bonito,

en la cunita más blanda,
en el pesebre más limpio,
y que siempre, siempre, siempre,

Señor, estemos contigo.



6 comentarios:

  1. Siempre viene bien tener una luz de referencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras más luz, más luces en el entendimiento.

      Eliminar
  2. Precioso Daniel...y me quedo con tu última frase...y que siempre, siempre, siempre Señor, estemos contigo...ya que Tú nunca nos abandonas....

    ResponderEliminar