lunes, 25 de julio de 2016

CRISIS A LA CUARTA POTENCIA

Alacrón toma la palabra hoy para desempolvar un aguijón añejo que escribió cuando la crisis estaba dando sus primeros balbuceos. Después de muchos brotes verdes y de recuperaciones cacareadas por los dos partidos que nos han gobernado, he descubierto que las quejas de Alacrón siguen teniendo una plena y desoladora vigencia, y que a lo peor tienen mucho de proféticas:

La crisis de los cuarenta
pone a cualquiera que trina;
sin embargo, se termina
en cumpliendo los cincuenta.
Y si alguno se lamenta,
mire a España, que esta vez,
ni aun cumpliendo dos mil diez,
le ve el fin a su maltrato,
que aquí hay crisis para rato.

Crisis nerviosa me ha dado
al ver clavada en mi cruz
la factura de la luz
y la del supermercado.
Un ladrón a cada lado
le han puesto a quien gasta y gasta:
uno come siempre pasta
y otro trae bicarbonato...
por si hay crisis para rato.

Hoy sufre crisis de fe
quien pospuso con un sí
el manjar de un recibí 
al credo de un pagaré.
Y hoy ya ni come ni cree
aunque tenga ojos y lengua,
pues su sueldo mengua y mengua
aunque todo es más barato,
y es que hay crisis para rato.

¡Cuánta crisis conyugal
se ha resuelto en esta ruina
con la buena celestina
de una letra mensual!
Lo que Cupido inmortal
no pudo con su muñeca,
lo consiguió la hipoteca
con un sello y un contrato,
que aún hay crisis para rato.

La crisis de enano mico
que aquejaba al español
desde que se puso el sol
por Cuba y por Puerto Rico,
hoy no existe. Reivindico
que en paro y en desempleo
ningún país europeo
nos disputa el liderato,
que aquí hay crisis para rato.

Con el saldo en bancarrota,
recurriremos al rito
de esquilmar el poco ahorrito
que nos queda en la hucha rota.
No cedáis a la derrota,
que el horizonte nos reta
a tirar de la carreta
mientras pasa este mal rato,
que aún hay crisis para rato.



8 comentarios:

  1. Es muy bueno...y yo digo como tú...que aún hay crisis para rato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá hubiera soltado una sarta de mentiras.

      Eliminar
  2. Madre mía, no dejas títere con cabeza. Tocas todos los palos: la crisis de la edad, la nerviosa, la de fe, la conyugal, la de las tierras perdidas, ... Y yo te contesto en rima (con perdón del atrevimiento)
    Nada de tanto quejarse,
    le vengo a decir a usted
    Que no vayamos a peor
    es lo que es menester.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En lo de que no me queje
      tiene usted mucha razón,
      que en esta maldita crisis
      hay muchos que están peor.

      Eliminar
  3. Los cuarenta son muy malos, al igual que la adolescencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada edad tiene lo suyo, pero no creo en la crisis de los cuarenta: es otra de tantas «patologías» inventadas.

      Eliminar