jueves, 15 de diciembre de 2016

Comprar ropa

Hablando ayer de rebajas, se me puso la carne de gallina al pensar que debería ir a comprarme ropa, la imprescinidble tortura, el necesario tributo que debemos rendir al cuerpo que nos envuelve. Alacrante, al verme el desaliento, sentenció:

Hay dos tipos de guiñapos 
frente a la ropa y sus fueros:
los que visten para ir guapos
y los que ven en los trapos
el medio de no ir en cueros.


5 comentarios:

  1. Yo también soy de los que tiemblan cuando han de ir a comprarse ropa. Sin embargo a mi mujer es algo que le encantaaaaa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tengo la nunca bien ponderada dicha y alborozo de que mi mujer tenga casi el mismo desapego que yo a los trapos.

      Eliminar
  2. Si se pudiera ser nudista siempre y en todos sitios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y volver al estado primitivo, a lo Adán y Eva.

      Eliminar
  3. Hay gente que se viste y gente que se deja la ropa caer...Saludos

    ResponderEliminar