sábado, 3 de diciembre de 2016

Día festivo: una elegía de César Vallejo

El día festivo de hoy no es tan festivo, pues recoge la hermosísima añoranza de un hombre hacia su hermano fallecido en la infancia. Un emotivo poema de César Vallejo

A MI HERMANO MIGUEL

Hermano, hoy estoy en el poyo de la casa,
donde nos haces una falta sin fondo!
Me acuerdo que jugábamos esta hora, y que mamá
nos acariciaba: “Pero, hijos…”
Ahora yo me escondo,
como antes, todas estas oraciones
vespertinas, y espero que tú no des conmigo.
Por la sala, el zaguán, los corredores,
después, te ocultas tú, y yo no doy contigo.
Me acuerdo que nos hacíamos llorar,
hermano, en aquel juego.
Miguel, tú te escondiste
una noche de agosto, al alborear;
pero, en vez de ocultarte riendo, estabas triste.
Y tu gemelo corazón de esas tardes
extintas se ha aburrido de no encontrarte. Y ya
cae sombra en el alma.
Oye, hermano, no tardes
en salir. Bueno? Puede inquietarse mamá.



4 comentarios:

  1. Precioso. Gracias por compartirlo. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El dolor saca lo mejor de nosotros. Un saludo.

      Eliminar
  2. Por Dios, que preciosidad de palabras y qué sentimiento. Uno no se da cuenta de lo que tiene hasta que le falta.
    Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una obligación compartir sentimiento y belleza.

      Eliminar