lunes, 18 de abril de 2016

EL PEZ DE RÍO Y EL MAR

Hoy Alacrante nos obsequia con una fábula con moraleja médica:

Cansado de su pedáneo
manantial, un pez de río
fue a buscarse un caserío
en el Mar Mediterráneo.
El telele fue instantáneo
y no vio ni un boquerón.
No hay peor medicación
a la tensión arterial
que los empachos de sal

de un lego en indigestión.

6 comentarios:

  1. ¡Pero los perjuicios de la sal se compensan con una o dos botellitas de salutífera cerveza!
    ¡Mano de santo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, ¿y la pasarán por la Seguridad Social? Siendo tan sana...

      Eliminar
  2. Si es qie la que no está hecha a bragas las costiras le hacen llagas

    ResponderEliminar