miércoles, 6 de abril de 2016

Los ríos de ayer y los de ahora

Antaño se decía del agua de los ríos: agua corriente, mierda no consiente. Hoy, recelosos de los bucólicos arroyos, nos fiamos más del agua tratada y depurada de los grifos (grifo quería decir antes «monstruo»), como observa Ponzoñón:

Tan sucia y puerca pasea
ese río su agua angosta
que, cuando llega a la costa,
no desemboca, se mea.



6 comentarios:

  1. Ni los ríos son ya como antaño.
    Una pena, penita, pena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luego ahora es falso eso de que al cabo de años mil vuelve las aguas por donde solían ir.

      Eliminar
  2. No tenemos conciencia ecológica. Yo no se lo que le vamos a dejar a nuestros hijos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos de lo que nos dejaron nuestros padres, sin duda.

      Eliminar