sábado, 25 de junio de 2016

La belleza

Candidalgia defiende los beneficios terapéuticos que reporta la contemplación de algo hermoso:

Sin rumbo por las calles,
lloraba un joven;
vio una iglesia hermosísima
y sonrióse.
Para la pena
no hay consuelo más dulce
que la Belleza.

8 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Que se lo recuerden a muchos arquitectos de hoy.

      Eliminar
  2. La belleza sólo es comparable a la inmensidad. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Una dosis de belleza nunca viene mal, aunque hay que llevar cuidado con los excesos, no nos pase lo que a Sthendal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También nos puede pasar lo que a Claudel, que entró en Nôtre Dame ateo y salió católico convencido.

      Eliminar
  4. A mí la belleza me asombra,pero no me hace sonreir si estoy triste. Sin embargo me ayuda mucho una sonrisa sincera,como la de un niño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es más poderoso el hombre que los objetos.

      Eliminar