jueves, 16 de junio de 2016

Profesor de Lengua

Alacrante, pensando en su criador, que soy yo; y considerando mi trabajo a pie de aula; considerando estas calores insufribles e inadecuadas para la docencia; considerando el carácter levantisco y subversivo de mi materia prima, me ha escrito este aguijón:

¿Cómo harán los esforzados
profesores dedicados
a una enseñanza sin mengua
para dar clases de Lengua
con alumnos deslenguados?



9 comentarios:

  1. Sin duda es todo un misterio. ¡Qué por nadie pase!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los misterios son todo un reto: eso es dar clase.

      Eliminar
  2. La enseñanza y la gran labor que hacen los profesores pienso que viene dada por vocación. No todo el mundo tiene paciencia si no es por amor a lo que hacen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si se va por el salario, se vuelve con la depresión.

      Eliminar
  3. Mandándolos a la quinta le(n)gua.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Dar clase de Lengua a alumnos deslenguados es todo un reto,y enseñar Matemáticas a un número infinito de ceros a la izquierda,y dar Sociales a alumnos asociales,y dar Naturales a alumnos desnaturalizados,y ... En fin,trabajo de titanes que de vez en cuando se ve recompensado con alguna joya amante de la poesía,o de los números,o de las ciencias,, y cuando eso pasa,¡ay,cuando eso pasa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué excelente e inmejorable resumen de la labor del maestro! Deberíamos tenerla en mente todos los que damos clase.

      Eliminar