miércoles, 8 de febrero de 2017

Corazón de quirófano

Espero que esto que relata Chis no haya sucedido nunca en ningún quirófano:

A un cardiólogo su amante
enfermera le pedía
durante una cirugía
pruebas de amor más constante,
cuando en medio del trasplante
y persuadiéndola en vano,
dijo el pobre cirujano
con el órgano en la palma:
—Pero ¿no me ves, mi alma,
el corazón en la mano?



6 comentarios:

  1. La realidad siempre supera a la ficción...Saludos

    ResponderEliminar
  2. Menos mal que no le pidió que fuera "todo oídos". Se habría convertido en una oreja gigante...

    ResponderEliminar
  3. Es lo que pasa por tener amantes. Complicarse la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo,lo que espero es no ser nunca el de la camilla.

      Eliminar