martes, 21 de febrero de 2017

FÁBULA CON INMORALEJA

El pesimista de Alacrón nos endilga hoy una fábula con inmoraleja, propia de estos tiempos que corren:

Una manada de búfalos
emigró con rumbo al norte
para buscar algún trago
de agua que echarse al gañote
y esquilmar otras praderas,
otros pastos y otras flores.
Tras cien leguas de llanura
con idéntico horizonte,
arribaron a ese río
típico de los mejores
documentales zoológicos
de la tele. Y cuando el lote
bufalil bebió en las aguas
y fue a cruzarlas sin bote,
salieron los consabidos
cocodrilos avizores
que en las series susodichas
se lanzan a hacer garrote
vil a los pobres rumiantes.
Los que el azar dejó incólumes,
vadearon bien la muerte
usando como escalones
las testas cornamentadas
de los búfalos menores 
que asfixiaban los reptiles,
y así salieron a flote.
Si alguien digiere esta fábula
documental mientras come,
que se trague también esta
inmoraleja de postre:
si tu hermano en el camino
tropieza y cae, no lo ignores:
pisa y trepa por sus cuernos
para ser más alto y noble.



4 comentarios:

  1. Por desgracia esa es, hoy día, la vida misma. Ya no hay valores en el mundo...que pena. Muy buena inmoraleja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso, los tiempos piden inmoralejas, no moralejas.

      Eliminar

  2. Vamos, lo que vienen haciendo los trepas de toda la vida...

    ResponderEliminar