lunes, 16 de noviembre de 2015

Arte

El ingenio y el genio del hombre se muestran en los escasos medios de que dispone para edificar la obra de arte. Dice Filosón:

―¿Qué hace a un libro extraordinario?
―Pues el mero abecedario.
―¿Y a una música? ―He aquí:
do re mi fa sol la si.
―¿Sólo eso es necesario?
―Para una obra de arte sí.

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. ¡Hay que ver el partido que les sacamos a las cosas!

      Eliminar
  2. Pues no estoy yo de acuerdo,el mero abecedario no hace bueno a un libro,no hay más que ver las tonterías que escriben algunos usando el mismo abecedario. Lo que lo hace grande son sus tapas ;oP

    ResponderEliminar