martes, 10 de noviembre de 2015

¿Hedor u olor?

El amor platónico postula una idealización de la amada consistente en divinizar hasta lo sublime cualquier virtud hallada en ella. Así lo hace el amante reflejado por Chis en el siguiente alacrán, dedicado no a una ninfa de nombre Amarilis ni Lesbia ni Lisis, sino Antonia:

Se sentó sin ver Antonia
que aplastaba la perilla
de un frasquito que en la silla
habían puesto de colonia.
En la misma ceremonia
sonó el vaporizador,
y su novio, al buen olor,
exclamó: ―¡Y hay quien no cree
que mi novia hasta se pee
con cuescos de Christian Dior!

6 comentarios:

  1. ¡Eso sí que es amor,y lo demás tonterías! Lo malo es cuando a su Antonia se le escape un vientecillo con olor a otra "colonia", jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El amor que le profesa le hará considerar su peste deliciosa.

      Eliminar
    2. No estoy segura de que se pueda amar tanto a alguien,jijiji

      Eliminar
    3. Cierto: el amor será ciego, pero no carece de olfato.

      Eliminar