miércoles, 18 de mayo de 2016

LA VIRTUD DE LA LAGARTIJA

Alacrón nos adoctrina sobre la virtud de la austeridad: saber vivir consiste en rodearse de la menor cantidad de objetos posible. Con el cuerpo -casi- nos basta. Y para dar ejemplo, escribe en décimas de cabo roto, es decir, prescindiendo de la última sílaba de cada verso, que cada lector debe poner d eso imaginación:

Quien emprenda algún camí-,
nunca llene el equipá-
de trastos y cachivá-
que no le sean precí-.
En andando de esta guí-,
no tendrá ningún tropié-,
y aunque llegue hasta la mé-
con menos cosas encí-,
tendrá por contrapartí-
menos callos en el pie.

Sabia en punto a tal crité-
era una vil lagartí-
que tenía por diví-
la austeridad y la ascé-.
Se pasaba el día enté-
puesta en una roca chá-
como hierática está-,
y bajo un sol de justí-
se declaraba una actí-
feligresa del dios Ra.

Merced a este desapé-
de las cosas mundaná-,
con sus dones de ermitá-
salvó una vez el pellé-.
Llegó hasta el bicho un chicué-
más bicho que el reptilí-,
lo asió del rabo el muy pí-
mientras cogía un guijá-
y soltaba a bocajá-
un ladino ji ji ji.

La lagartija, en tal bré-,
se zafó y salió por pá-
desprendiéndose del rá-
por no perder la cabé-.
La cola se agitó inquié-
en las manos de aquel brú-;
y ella, en un lugar segú-,
se volvió a ti, lector bué-,
a preguntarte muy sé-:

«¿Harías lo mismo tú?».




6 comentarios:

  1. Muchos hombres se pondrían muy contén_
    si pensaran que les crecería el rá_
    después de que se lo hubieran cortá_.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hables de esas cosas, Jó-,
      que se me erizan los ve-.

      Eliminar
  2. Esta décima de cabo roto
    me ha dado algún quebradero de cabeza,
    porque en algunos finales
    nás de una podía ser la respuesta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la gracia, Susá-,
      de estos versos tan curió-:
      sacar sentido a tó-
      aunque no se entienda ná-.

      Eliminar
  3. Lo que da de sí el rabo de una lagartija...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Y lo que da de sí el aburrimiento de los poetas!

      Eliminar