sábado, 14 de mayo de 2016

Todos contra España

No es irónico el título de esta entrada. Es la pura realidad. Hoy me visto la camiseta de la extranjería para abuchear a mi país. España canta en inglés en Eurovisión. Sí, ya lo sé, es un tema baladí, con la de grandes asuntos que queman hoy día. Pero, a veces, en las anomalías más cotidianas es donde puede detectarse un cáncer. Y que España ya no es España es una verdad casi indiscutible. Del mismo modo que ciframos en once jugadores de fútbol la quintaesencia del orgullo patrio, en una inocua canción eurovisiva podemos consignar la rendición de nuestro país como potencia cultural y lingüística. Y no es chauvinismo: es la aversión que me da un mundo uniformado a lo anglo. A los de United Kingdom debe de hacerles una gracia y darles un gustirrinín ver no ya a toda Europa graznando en su idioma, sino a la mismísima España cacareando yeah yeah! Los de la pérfida Albión no cabrán en sí de vanidad, como si hubieran vuelto a derrotar a la Invencible.

Pues bien, quiero expresar aquí mi más firme deseo de que la Invencible sea derrotada, hostigada, bombardeada, que naufrague en su lucha contra los elementos. Tal vez sea la única manera de que el año próximo recobremos la sensatez y no nos vistamos con trajes que no nos vienen. Porque no quiero ni pensar en un eventual éxito de la canción inglesa que representa a España: ya no volveríamos a oír el español en Eurovisión, y luego en la radio, y luego en televisión... Sí, sí, soy un derrotista, pero los agoreros de hoy son los profetas de mañana. Y la misma acusación podrían haberle formulado a Rubén Darío hace más de un siglo cuando, en un precioso poema, vaticinó la terrible claudicación que esta noche se consumará.

Y por primera vez me tomo una licencia: la de no incluir un alacrán de mi cosecha. Tiene la palabra Rubén Darío, un nicaragüense más español que todos los que habitamos ahora esta península tan in y tan cool:

¿Seremos entregados a los bárbaros fieros?
¿Tantos millones de hombres hablaremos inglés?
¿Ya no hay nobles hidalgos ni bravos caballeros?
¿Callaremos ahora para llorar después?

6 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo. Yo era uno de los pocos que todavía disfrutaban con los ten points y los "guayomini". Pero este año hago boicot a Eurovisión. Me parece una tomadura de pelo que una canción española sea cantada totalmente en inglés. Debería de llevarse un batacazo y quedar la última y sin puntos. Espero que aprendamos de estas cosas.
    Me siento totalmente decepcionado.
    Con lo grande que es el español como lengua....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso espero yo también: que se escarmiente.

      Eliminar
  2. ¡Está usted un tanto belicoso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento haber sacado mi lado bárbaro. A mí, es que me tocan el español y pierdo los estribos. Procuraré ser más morigerado.

      Eliminar
  3. Total y absolutamente de acuerdo. Es como poco decepcionante que España haya claudicado de esta manera,no sólo con la canción en inglés,con una artista que de tan "internacional" que parece no parece española. En fin,espero que él próximo año no se reputa esta aberración

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabemos que estamos en la aldea global, pero no hasta el punto de que a España no se le note que es España y Australia parezca Corea.

      Eliminar