jueves, 19 de mayo de 2016

Tempus fugit

¡Cuánto tiempo sin oír al tétrico de Alacráneo! Esperemos que vuelva a cerrar el pico por mucho tiempo, porque lo malo es que dice verdades como puños:

¿Qué son los hombres? ¡Bah! Nada:
esqueletos rebozados
en carne magra y salada
que el tiempo come a bocados.




9 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Por eso hay que comer y engordar: para que a la muerte le cueste más trabajo despiezarnos.

      Eliminar
  2. Siempre se ha dicho que lo que se han de comer los gusanos, que lo disfruten los cristianos ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, sobre todo para esos cuerpos bonitos que van por ahí.

      Eliminar
  3. El tiempo es un cruel comensal,acaba hasta con los huesos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad: tiene un hambre más voraz que el más hambriento y desmayado de los hombres.

      Eliminar
  4. Pues a mi me parece un anfitrión justo, a todos acaba poniendonos en nuestro lugar.

    ResponderEliminar
  5. Pues a mi me parece un anfitrión justo, a todos acaba poniendonos en nuestro lugar.

    ResponderEliminar