viernes, 23 de septiembre de 2016

Fábula del dragón y el unicornio

Alacrón, el de las luengas consejas, nos trae hoy una fábula con moraleja tristemente actual:

Batió el dragón la ingente envergadura
de sus dos alas, y escupió un vocablo
de furia y huracán y llama oscura
fraguada en sus entrañas de diablo.
Voló cual si tuviese por figura
la punta envenenada de un venablo
y se arrojó hecho vómito de lava
sobre el noble adalid que lo retaba.

Era un bravo unicornio de alta rama
el que, cuadrado ante el dragón gigante,
lo esperaba piafando entre la grama.
Se encabritó como un león rampante
dispuesto a sumergir entre la escama
la punta de su cuerno de diamante,
y en el instante en que los dos valientes
rivales se rozaban con las frentes…

«¡Qué bodrio!», exclamó el niño que leía
tanto unicornio blanco y tanto fuego
harto de letras negras en lejía.
Dejó aquel tonto cuento para luego
y afrontó con más gozo y valentía
el reto de su nuevo videojuego.
Era más fácil masacrar soldados
que soñar con palacios encantados.


8 comentarios:

  1. Por desgracia, la fantasia está perdiendo terreno y creo que es necesaria, muy necesaria...Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para muchos, forma parte del aire que respiramos.

      Eliminar
  2. Si el unicornio tuviese nombre de Pokemon, seguro que arrasaba...

    ResponderEliminar
  3. La triste realidad y por desgracia cada día se ve más y más....Una pena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La triste realidad es que se acaba la fantasía.

      Eliminar
  4. Pues me he quedado de lo más chafada, yo que esperaba un desenlace sorprendente a la par que lleno de sentimiento. Muy mal, señor Cotta, muy mal, eso no se hace, no se abandona a sus seguidores a la cruda realidad de esa manera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces no sería un alacrán. Para otros desenlaces poéticos e imaginativos, ver otras obras mías (te las recomiendo encarecidamente).

      Eliminar