martes, 25 de noviembre de 2014

El mar amado, el mar apetecido

Alegato ecologista de Ponzoñón:

Lo mejor para olvidarse
de la pena es, sin error,
oír el mar. Y bañarse
en su mierda lo mejor
para volver a acordarse.



8 comentarios:

  1. Es penoso lo poco que cuidamos de la Naturaleza,lo que sin duda se volverá contra nosotros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya se está volviendo contra nosotros, de hecho.

      Eliminar
  2. ¡Ay, esa mar que tanto nos quiere y a la que tanto maltratamos!

    ResponderEliminar
  3. Pobre naturaleza...¿qué le vamos a dejar a nuestros hijos...?

    ResponderEliminar
  4. Menos de lo que nos legaron nuestros padres.

    ResponderEliminar
  5. Bastante menos y con la situación laboral más complicada,los valores más escasos, a ver si resulta que la generación perdida somos nosotros porque lo echamos todo a perder si es que vamos" patrás" como los alacranes, uy perdón como los cangrejos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cuánta razón tienes, Ana! Somos una de las pocas generaciones que vivirá peor que la anterior: trabajaremos más y cobraremos menos. En fin, cangrejos con veneno de alacrán.

      Eliminar