miércoles, 19 de noviembre de 2014

No existen, pero como si existieran

Realidades y ficciones, ficciones y realidades. Un aguijón para aquellos que se burlan de quienes amamos, lloramos y sentimos a los personajes de ficción más que a muchísimas personas reales. Filosón en su salsa:
No es necio llorar los males
en libro o cine de otros
personajes no reales.
¿No llora Dios por nosotros
y somos más irreales? 


8 comentarios:

  1. Tienes toda la razón del mundo. Chapó por esos versos....

    ResponderEliminar
  2. Pues considero que hacerse una catarsis con las penas de los demás es beneficioso.

    ResponderEliminar
  3. Y después de una buena llantina te quedas en la gloria,jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es. Es un llanto que, en el fondo,mes gozoso.

      Eliminar
  4. Este es uno de mis favoritos, porque, además de contundente, es una vuelta de tuerca. Olé.

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Jesús. Espero que mis aguijones destilen venenos tan saludables como este.

    ResponderEliminar