jueves, 27 de agosto de 2015

Bótox y belleza

Escorporal habla sobre los efectos estatuarios del bótox, que eterniza los mejores momentos de un rostro:

Con el bótox que se ha puesto,
busca seguir en el trono
de lo bello y de lo apuesto,
y al final su gesto mono
se ha quedado en monogesto.


8 comentarios:

  1. Hay que tener ganas y valor de inyectarse toxinas en el cuerpo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y toxinas paralizantes como esa... ¡Qué repelús!

      Eliminar
  2. Se les queda a todas la misma cara acartonada y los mismos labios morcillosos que en contraste con lo canijisimas que están hacen que, por lo memos yo, sea capaz de identificarlas a simple vista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una figura de cera resulta más viva y más humana. ¡Son los extremos a los que nos lleva ese culto desmedido por la juventud, que no es más que un periodo transitorio!

      Eliminar
  3. Hacerse picar por una avispa en los belfos consigue los mismos resultados y sale más barato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podríamos patentar ese método: las avispas nos lo agradecerían.

      Eliminar
  4. Los emperadores romanos tomaban veneno en pequeñas dosis para que su cuerpo estuviera acostumbrado a él en caso de que a algún "amigo" se le ocurriera envenenarlos.¿Lo harán estas señoras por lo mismo? ;oP

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Será por eso, claro! ¿Cómo no había caído?

      Eliminar