martes, 25 de agosto de 2015

Ceceo

Mis alacranes me acompañan estos días en Málaga, mi terrario de nacimiento. Vuelvo a oír a mis malagueños hablar con ese ceceo tan de aquí y que tanto llama la atención de Viperio, mi alacrán lingüístico:

Tan andaluz el muchacho
es en todas sus facetas
que, hasta cuando va borracho,
no hace eses, hace zetas.

8 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Aunque mi tronco y mis ramas estén en la Sub-Bética cordobesa, mis raíces siguen bañándose en la malagueñísima playa de la Misericordia.

      Eliminar
    2. Yo diría
      que tus raíces más que en la playa se hunden en los montes de Cartama.😁

      Eliminar
    3. Tienes toda la razón: la tierra que me nutre es la misma que alimenta los almendrales, olivos, algarrobos y encinas de los montes cartameños. ¡Que se me pegue la lengua al paladar si me olvidare de vosotros!

      Eliminar
  2. Se nota que era un "andalús" desde la "cabesa" a los "piez".

    ResponderEliminar
  3. Cuando yo estoy en Málaga todo el mundo se cachondea de mí pidiéndome que diga "seis", que como buena cordobesa digo "sai",pero ellos no se oyen ¡y no me veas! Ajajaja Empezabdo por su "nooove",que por cierto me encanta ;o)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A todos nos parece pintoresco el acento ajeno. Los "sai" y los "diecisai" cordobeses me parecen la mar de graciosos y encantadores.

      Eliminar