sábado, 20 de diciembre de 2014

Dineros


Ahora que se avecina la jubilación anticipada de un selecto puñado de españoles (me refiero a los futuros agraciados con el gordo de Navidad), no está de más que pongamos en su sitio —una vez más— a don Dinero. Ponzoñón habla:

Harto de pordiosear
vicio al hombre, el diablo artero 
forjó con su enorme par 
de cuernos un singular 
cepo de almas: el dinero.

Añadir leyenda


8 comentarios:

  1. Genial.El.diablo es muy sabio e hila fino siempre nos va a mostrar lo que nos destruye con apariencia de bien, y lo que mas nos construye con apariencia de mal

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y encima, como somos tan fáciles de convencer...

      Eliminar
  2. Pues a mí que me den mucho dinero, que ya, si eso, ya mantendré yo al demonio a raya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, diremos como todos: «Yo, si me tocara la lotería, daría no sé cuánto a fulanito, no sé cuánto a menganito y no sé cuánto a perenganito».

      Eliminar
  3. Yo no quiero que me toque mucho,la verdad,sólo lo justo para dejar de trabajar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... Y pagar las trampas, y permitirse algún caprichillo, y cambiar los muebles, y de casa, y de coche, y ponerle un piso a cada hijo, y...

      Eliminar
  4. Dá igual lo que toque...si al final nos lo fundiremos en menos que canta un gallo....Pero que toque por favor...jajaja

    ResponderEliminar