miércoles, 29 de julio de 2015

Detallitos

Mi alacrán más ingenuo, Candidalgia, escribe sobre una de esas pequeñas cosas que nos aportan unos gramitos de felicidad:

¡Cómo nos gusta que alguien diga así:
—El otro día me acordé de ti.


6 comentarios:

  1. Claro que,habría que saber porqué se acordó porqueeeee... "¡Qué mala,pero qué mala soy!"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por tu sangre deben de correr glóbulos eléctricos de la bruja Avería.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Se siente uno incluido en el alma de alguien.

      Eliminar