jueves, 9 de julio de 2015

Orejas imperfectas

Filosón le enmienda la plana a Dios:

¡Oh, si al igual que los ojos
se cierran para dormir,
nos llegasen a salir                    
en las orejas cerrojos
para no poder oír!


13 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Eso, si me aprietas, es aún más necesario que los párpados auriculares.

      Eliminar
    2. Muy buena idea la de José María Vazquez Hidalgo,aunque un sólo candado se me antoja poco en algunas ocasiones,jijiji

      Eliminar
  2. Y respecto a lo de los cerrojos en las orejas...hombre,yo voto mejor por unas menbranas que considero más efectivas y mucho más discretas,ajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que tú eres de ciencias, y yo un castrojo.

      Eliminar
  3. ¡Ojalá pudiera uno controlar el nivel de audición, de tacto, de gusto...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero claro, supongo que, si el hombre prehistórico hubiese cerrado los párpados auriculares, no hubiera oído a los depredadores que querían cenárselos; ni las madres (o los padres, claro) oirían a sus hijos llorando.

      Eliminar
  4. Lleva tres años aprender a hablar y toda una vida aprender a callarse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ponle rima a eso y tendrás un magnífico alacrán.

      Eliminar
    2. Te lo dejo a ti Daniel, que eres el experto.

      Eliminar
    3. Dedicado a ti:

      Tres años de ardua paciencia
      tarda un infante en hablar,
      pero toda una existencia
      en aprender a callar.

      Eliminar