viernes, 17 de abril de 2015

Con el sudor de tu frente

La siguiente anécdota de Chis demuestra cómo el exceso de virtud se convierte en vicio:

A un gandul trasnochador,
licenciado en la bartola
y en la terapia española
de la siesta al por mayor,
dijo el padre con furor:
—¿Por qué no vas, malcriado,
a ganarte algún bocado
con el sudor de tu frente?
Y él repuso dignamente:
—Porque soy muy aseado.



8 comentarios:

  1. Gandul,trasnochador y contestón,¡menuda joya! Ajajajaja

    ResponderEliminar
  2. Estos son los famosos ninis....vaya perlas nos quedan por futuro...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Menudas perlas, y no las del sudor precisamente!

      Eliminar
  3. Es que la educación de los hijos es una tarea harto difícil y en la que no puedes bajar la guardia ni un momento porque se cuelan por ahí los demonios.
    ayer en la puerta del Insti le decía una niña crecidita a su madre "payasa" porque no la dejaba ir no se dónde... miedo me da.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El camino que ha recorrido esa niña desde niña hasta adolescente es de una escasa sensación de castigo, y seguro que cuando era muy chica, llamó a su madre payaso y, en vez de partirle la boca, le rieron la gracia.

      Eliminar